UN AÑO DE TIEMPO SIN TIEMPO

Se conoce como tiempo a la duración de las cosas sujetas a cambio que determinan las épocas, períodos, horas, días, semanas, siglos: Tiempo cuantitativo, es decir lo calculable en días, meses, años horario, y tiempo cualitativo, el tiempo variable, el mejor momento para hacer las cosas, el momento adecuado u oportuno.

El tiempo nos sorprende. Allá por el 7 de marzo festejábamos nuestros 60 años con mucha alegría y al ritmo de las legendarias canciones de Los Beatles. Para ustedes, lectores, y para nosotros, sería un año que tendría por delante muchos proyectos y desafíos… y así fue, sólo que esos desafíos fueron aún mayores que los que teníamos en mente. En breve supimos que este sería, sin dudas, un año diferente a todos los anteriores.

Esto que comenzó allá por febrero/ marzo, como por arte de magia se transportó a casa, y de un día para el otro sin casi darnos cuenta, el tiempo se detuvo y pasamos a interactuar a través de las pantallas, aprendiendo de nuevas maneras impensadas y enfrentando todos los días un nuevo escenario de posibilidades que no estaba en nuestros planes.

La cultural se metió en casa día a día y nos convertimos en parte cotidiana del escenario familiar. Quién no ha mostrado en cámara su mascota, su hermanito, su mate, su pijama, sus pantuflas… No imaginábamos qué sucedería ni cómo iba a resultar, pero aquí estamos a fin de año con la satisfacción de la tarea realizada.

Este año no hubo timbre, ni subida por la escalera de madera, ni abrazos y besos al terminar el año. Sin embargo, sí hubo aprendizajes curriculares y de la vida diaria, imaginación, creatividad, familias e instituciones educativas trabajando en red, docentes colaborando, clases reinventadas, encuentro en la virtualidad, coraje, voluntad, vocación y corazón.

Retomando el tema del tiempo, el tiempo pasó y ya no somos aquéllos que comenzamos el año. Hoy vemos a nuestros alumnos más grandes, más maduros. Han aprendido juntos y se han apoyado cada vez que fue necesario. Nos da felicidad haber formado parte de sus historias y les agradecemos que hayan formado parte de las nuestras. Nos enriquecimos mutuamente en este gran desafío.

Dicen que diciembre es el domingo del año. Y también es un buen momento para detenerse y pensar. Hoy, en la puerta de entrada a las vacaciones, la Cultural Devoto quiere destacar el esfuerzo, el compromiso y la responsabilidad con la que nuestro equipo, familias y alumnos asumieron este último año. Es bueno tomarlo como ejemplo de que todo se puede si nos lo proponemos.

Disfrutemos de este tiempo de descanso para reencontrarnos ¨con renovados bríos¨, como solía despedirnos el Sr. Rothberg. Les deseamos un buen descanso, tiempo compartido en familia, risas y reuniones con sus seres queridos y amigos.